¿Qué es el derecho de autor y qué protege?

El derecho de autor es fundamental en el ámbito de la creatividad y la propiedad intelectual. Este concepto ha servido como salvaguarda para proteger el ingenio y la expresión artística de quienes dan vida a obras literarias, musicales, artísticas y científicas. El reconocimiento de tales derechos permite a los creadores ejercer el control sobre el uso, reproducción y difusión de sus creaciones, incentivando así la producción de nuevas y diversas expresiones culturales.

¿Qué es el derecho de autor y en qué categorías se clasifica?

En concreto, el derecho de autor es un conjunto de principios y normas legales que otorga al creador de una obra literaria, artística o científica una serie de derechos sobre su creación. Estos derechos permiten al autor controlar cómo se utiliza, copia, distribuye y comunica públicamente su obra. El objetivo principal del derecho de autor es proteger y reconocer la labor creativa de los autores, incentivando la producción y difusión de obras culturales y artísticas.

Las obras que pueden acogerse a la protección bajo el concepto que nos ocupa son diversas y abarcan una amplia gama de formas de expresión artística y científica. Desde la música, la pintura, las películas y los libros, hasta los anuncios publicitarios y los programas informáticos, todas estas creaciones originales son susceptibles de protección por derecho de autor.

En principio, el hecho de crear una obra confiere automáticamente al autor la titularidad de los derechos de autor sin necesidad de registro o trámite alguno. Estos derechos se dividen en dos categorías principales: los derechos morales y los derechos económicos.

  • Los derechos morales son de naturaleza personal, inalienables e irrenunciables. Algunos de ellos no tienen caducidad y perduran para siempre. Los más importantes son el derecho al reconocimiento de la autoría y los derechos a la integridad y a la divulgación de la obra.
  • Por otro lado, los derechos económicos o de explotación, sí tienen limite en el tiempo y su duración varía según la legislación de cada país. En España, estos derechos tienen vigencia durante toda la vida del autor y se extienden a sus herederos durante 70 años después de su fallecimiento. Los derechos económicos son transferibles y pueden ser vendidos, cedidos o compartidos con terceros. Esto significa que, en algunos casos, el autor no es el titular de los derechos de explotación si los ha cedido a un tercero. Ya se trate de un editor, compilador o cualquier otra entidad.

¿Qué puede protegerse mediante el derecho de autor?

Pero los derechos de autor no se limitan únicamente a proteger libros y obras literarias, sino que abarcan un amplio espectro de expresiones artísticas y científicas originales. El artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual en España enumera algunas de las obras que pueden protegerse mediante el derecho de autor. Aunque es importante tener en cuenta que cualquier creación original, incluso si no está en la lista, puede estar sujeta a protección. Algunas de las obras reconocidas por la ley incluyen:

  • Libros, folletos, impresos, discursos y escritos.
  • Composiciones musicales, con o sin letra.
  • Obras dramáticas, coreografías y obras teatrales.
  • Obras cinematográficas y audiovisuales.
  • Esculturas y obras de pintura, dibujo, grabado y más.
  • Proyectos arquitectónicos y de ingeniería.
  • Soluciones informáticas (software).

Incluso, pueden incluirse las obras derivadas. Es decir, aquellas que se crean a partir de transformaciones de obras existentes, como traducciones, adaptaciones, revisiones, resúmenes, extractos y arreglos musicales. Las bases de datos y las colecciones también pueden estar protegidas si muestran originalidad en su selección o disposición de contenidos.

¿Cómo protege la legislación el derecho de autor?

En síntesis, el marco legal que protege los derechos de autor en España tiene origen en la Directiva Europea sobre este aspecto. Igualmente, esta tiene base en los principios establecidos por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). La Ley de Propiedad Intelectual en España establece protecciones para los derechos morales y económicos de los autores, así como las condiciones de uso por parte del público.

Para utilizar una obra cuyos derechos de autor estén vigentes, es indispensable obtener la autorización del autor o los titulares de los derechos. Con frecuencia, el uso de una obra conlleva una compensación económica al titular para poder reproducirla, distribuirla, transformarla o difundirla públicamente por cualquier medio.

Sin embargo, la legislación también establece excepciones o “límites” al derecho exclusivo del autor a explotar su obra, con el fin de favorecer el bien común y la difusión del conocimiento. Estos límites permiten ciertos usos de obras sin autorización previa ni compensación económica en determinadas circunstancias. Parte de estos límites o excepciones son:

  • La referencia de obras para parodias.
  • Igualmente, la información de actualidad y obras en espacios públicos.
  • Cualquier procedimiento oficial y en beneficio de ciudadanos con discapacidad.
  • Aquellas entidades de interés general y carácter cultural, científico o educativo sin fines de lucro pueden usar obras con objetivos de investigación o acceso a la cultura sin necesidad de autorización, aunque en algunos casos pueden requerir remuneración económica por préstamos realizados.
  • La copia privada permite la reproducción de obras divulgadas sin autorización para uso personal, privado y no comercial, siempre que se haya accedido a la obra legalmente.

¿Es necesario registrar los derechos de autor en España?

En España, no es obligatorio registrar los derechos de autor para que estos sean reconocidos legalmente. El derecho de autor se otorga automáticamente en el momento de la creación de la obra. No existe un coste asociado al registro de derechos de autor en España o en países adheridos al Convenio de Berna.

Aunque no es obligatorio, se recomienda registrar la obra en el Registro de la Propiedad Intelectual. En especial, si el objetivo es explotarla económicamente o ceder los derechos a terceros. El registro, que tiene un coste aproximado de 13 euros, permite establecer la titularidad de los derechos de autor y puede ser útil en caso de litigio para demostrar la autoría de la obra.

En ISERN somos especialistas en la protección de tus derechos de propiedad intelectual

Con casi 100 años de experiencia en la defensa y el registro de patentes y marcas, en ISERN protegemos efectivamente los derechos sobre tus creaciones. Tanto de propiedad industrial como de propiedad intelectual. En función de ello, asumimos diversas acciones:

  • Te asesoramos y efectuamos los trámites ante el registro de la propiedad intelectual y entidades de gestión de derechos.
  • Registramos obras de propiedad intelectual y software en Estados Unidos en solo 24 horas.
  • Protegemos de forma alternativa obras multimedia, audiovisuales, literarias y gráficas.
  • Registramos contenidos en Internet.
  • Te proporcionamos asesoría sobre el registro privado de contenidos de páginas web, portales, revistas digitales y blogs.
  • Diseñamos estrategias y gestionamos registros alternativos.
  • Negociamos tarifas con las distintas entidades de gestión de derechos de autor.
  • Asimismo, te apoyamos y defendemos legalmente en litigios relacionados con aspectos de la propiedad intelectual. Entre ellos, copyright, creaciones literarias, composiciones musicales, software, fotografía, escultura, arquitectura, etc.
  • Elaboramos y revisamos licencias y acuerdos de transferencia.

Contáctanos o visítanos en cualquiera de nuestras delegaciones en las doce ciudades más importantes de España. Somos tu mejor opción para proteger el derecho de autor de tus creaciones.

Si tienes cualquier duda sobre Marcas, Diseños o Patentes, contacta con nosotros

Nombre*
Aquest camp només és per validació i no s'ha de modificar.
Responsable: Isern Patentes y Marcas, S.L. Finalidad: dar respuesta a las consultas y enviar correos comerciales con información de nuestros servicios. Legitimación: consentimiento del interesado. Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: acceso, rectificación, limitación, supresión, oposición, portabilidad (siempre que sea posible) y a no ser objeto de decisiones individualizadas automatizadas. Más información.